Pauta Global

Un blog sobre Economía Política Internacional

Buenos Aires – Rio de Janeiro: mitos y realidades del costo de vida

 

 

 

“En este último año hubo un aumento de por lo menos 5% en los productos de los supermercados, que si hablamos de frutas y verduras se disparó como mínimo al 10%”, cuenta Assis, estudiante brasileño nacido en el estado de Espíritu Santo, que desde hace un año vive en Rio de Janeiro.

Su percepción no es desacertada. Sólo en el mes de abril, los cariocas observaron un aumento en la inflación de un punto porcentual, pasando del 0,58% al 0,68%, según el último informe de la Fundación Getulio Vargas (FGV), publicado hace tres semanas.

A nivel nacional también hubo aumento. La inflación anual se acentuó en 1,87%, acumulando un total de 5,25%, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Los principales responsables por esta aceleración fueron vivienda, alimentos y gastos personales.

“Realmente el costo de vida en Rio de Janeiro es caro. Yo llego a fin de mes porque aprendí a organizarme, pero en esta ciudad es muy fácil quedarse pobre a principio de mes”, agrega Assis.

En lo que a salidas nocturnas se refiere Buenos Aires es más caro.  En Rio de Janeiro un trago, caipirinha por ejemplo, cuesta entre 5 y 20 reales, unos 2,50 a 10,30 dólares, mientras que en Buenos Aires, el costo de una bebida similar varía entre 30 y 50 pesos, equivalentes a 6,50 a 11,20 dólares.

“La última vez que vine a Rio fue en 2008 y noto que los precios aumentaron especialmente en transporte, comida y alquileres. Por ejemplo, no entiendo porqué los lácteos aquí son tan caros.  Lo mismo sucede con la ropa. En mi país te compras un par de zapatillas de marca, dos o tres veces más barato que en Rio”, cuenta Kasia oriunda de Polonia.

En el área de transportes es en donde se registra la mayor diferencia de precios. El boleto de colectivo en Rio de Janeiro es, increíblemente, cinco veces más caro que en Buenos Aires y el de subte tres veces más. En la capital argentina, el boleto mínimo de ómnibus es de 1,10 pesos (0,25 dólares) y en Rio, de 2,75 reales (1,42 dólares). El pasaje de subte en Buenos Aires cuesta 2,50 pesos (0,55 dólares) y en Rio, 3,20 (1,65 dólares).

Sin embargo, comer todavía es más barato en Rio de Janeiro. Prueba de ello, y pese a la inflación, son los datos que desde Buenos Aires el periodista Ignacio Incardona cotejó junto a los precios cariocas. Sólo para nombrar algunos productos: Un kilo de naranja cuesta en Rio 0,6 dólares, en Buenos Aires 1,1; una lata de tomate sale en Rio 0,8 dólares y en Buenos Aires 2,7; medio kilo de jabón en polvo regular cuesta en Rio 1,9 dólares, en Buenos Aires 6 dólares.

En bebidas, los supermercados porteños tienen mejores precios. Comenzando por los vinos, que son claramente más baratos que en Brasil, en donde si bien la industria vitivinícola nacional ha ganado terreno, aún depende de la exportación. Es así, que en Rio de Janeiro una botella de un vino de mesa regular cuesta aproximadamente 5 dólares, en Buenos Aires 1,50. Esa diferencia no es tanta si comparamos los precios de una botella de 2,5 litros de Coca Cola. En Rio cuesta poco menos de 2 dólares y en Buenos Aires 2,46.

Por su parte, el polémico Instituto Nacional de Estadística y Censos en Argentina (INDEC) dio a conocer días atrás la inflación de abril: 0,8%, número que economistas y legisladores opositores al gobierno de Cristina Kirchner calcularon en 2,1% la inflación del mes pasado.

Ya en alquileres, las diferencias son favorables a Buenos Aires, en donde los costos promedian los 2.500 pesos, 560 dólares mensuales por un departamento de un ambiente en un barrio regular. El mismo piso en Rio de Janeiro cuesta al menos el doble.

“Eso se debe a la especulación inmobiliaria, por la Copa y las Olimpiadas. El evento no llegó, ni se terminaron las obras, la población aún no ha visto ningún beneficio y ya aumentaron los precios de esa forma”, reclama Assis. Y es real, alquilar se puso especialmente difícil para la población local. Sobre todo si consideramos que el salario mínimo es de 622 reales, unos 321 dólares.

En el sector automotriz las diferencias no son grandes. El Palio “Fire” Economy en Rio de Janeiro cuesta 25.790 reales, equivalentes a 13.350 dólares, en Buenos Aires 58.800 pesos, unos 13.154 dólares. Lo mismo se observa en cuanto al sector tecnológico, por ejemplo, una TV Phillips LCD 40 pulgadas cuesta en Buenos Aires 900 dólares, en Rio 975.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en mayo 17, 2012 por en Análisis y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: