Pauta Global

Un blog sobre Relaciones Internacionales

La gran divergencia

El concepto de “gran divergencia” se basa en el salto cuantitativo y cualitativo en materia de especialización tecnológica que sucede por medio de la llamada primera Revolución Industrial y que separa al mundo entre los países ricos y los pobres.

En ese espacio de nuevas conquistas de poderes económicos, políticos, tecnológicos y de decisión en el Sistema Internacional, aparecen dos tendencias explicativas para dicho fenómeno: 1) que habría tenido origen durante el siglo XVI; y 2) que sólo desde el siglo XIX se desdoblan en los centros industriales de las potencias y el resto de los países, con economías periféricas de escasa o nula importancia en el Sistema.

Vemos allí, claramente cómo los beneficios tecnológicos influenciaron en la conquista y manutención del poder, y en la subsecuente sumisión de la periferia a la dinámica de las diferentes hegemonías (teniendo en cuenta el pasaje de hegemonía británica a la estadounidense, no estamos contando acá el pasaje de la hegemonía de Génova y Venecia, a las Provincias Unidas [Holanda], porque el marco cronológico de la primera revolución industrial las excluiría).

Para Bairoch (1982) resulta evidente que el cambio radical que lleva a la gran divergencia, sucede desde 1820. El autor percibe una espectacular caída en la participación de Asia y África en la renta mundial. Entre 1820 y 1950 la participación en el PIB mundial de África cae de 1/3 a 1/7 ¡y de Asia de ½ a 1/10! En menor medida  hubo también una pérdida para América Latina, siendo que teniendo 2/3 de la población mundial participaba en ese periodo con apenas ¼ de la renta mundial.

1

Bairoch (1982)

Mientras tanto, por su parte, entre 1820 y 1950 Europa y EEUU, así como Japón, aumentaron de ¼ a 1/3 su población mundial y todavía más sorprendente, de 1/3 a ¾ su renta mundial. Tanto es que entre 1830 y 1913, los tres subieron su participación en el PIB mundial de 40% a 92,5%, números vigentes hasta 1950.

La decadencia de China durante el siglo XIX es tal vez la más impresionante en todo esta recolección de datos. Pasó de tener una participación mundial en 1820 del 33% a ser en 1950 de 4,6%. Entre todos los periféricos, la que menos sufrió fue América Latina, sin dudas.

2

Bairoch (1982)

Podemos preguntarnos a primera vista qué fue lo que llevó a esta gran divergencia entre los países del mundo. Ya comentamos que la revolución industrial es la explicación más aceptada en la literatura, y con ella las ganancias derivadas de las innovaciones tecnológicas. Sin embargo, hilando más fino, podemos concordar en que la base de esto, se debe al cambio en la matriz energética, que justamente permitió una transformación productiva en escalas nunca antes alcanzadas. Se pasó del uso de combustibles naturales, como madera, al uso de fósiles, como carbón mineral, además del uso extendido del vapor, que influyó absolutamente en el abaratamiento del transporte marítimo, y con ello en la apertura de mercados desconocidos. En este sentido, podemos decir (sin mucho miedo a fallar) que Argentina y la Cuenca del Plata en general son regiones hijas del vapor, ya que se insertan en el Sistema Internacional una vez que estas tecnologías son utilizadas aprovechando las rutas naturales de comercio que le proveyeron la navegación de los ríos.

Cuando hablamos de grande divergencia hablamos de revoluciones, la industrial es generalmente apuntada como la más importante, pero Clark (2007) llama la atención para otras que son iguales o más relevantes. La primera es la agrícola, sin ella no se habrían dado las bases para la industrial. Polanyi (2012) es uno de los autores que desarrolla muy bien cómo el cercamiento de los campos extinguió la sociedad feudal, generó el protocapitalismo y en su germen instauró las bases para la revolución de los tejidos que llevó a Inglaterra a su famoso “molino satánico” y con él, a la hegemonía y pax británica.

Volviendo a Clark (2007). Este autor identifica cuatro grandes revoluciones que explican la gran divergencia: 1) la agrícola, 2) la industrial, 3) la demográfica y 4) la de transportes. Y “atravesando todos esto aparecen otros elementos revolucionarios como el algodón, el vapor, la producción sistemática de máquinas, el hierro, el acero, las ferrovías, los navíos de alta capacidad de transporte, el carbón, todo esto encapsulado en un fantástico proceso de innovación” Crespo (2016).

Estos elementos cambian el comercio internacional y con ello la estructura del Sistema. Cambia el Estado-nación, suceden las grandes unificaciones territoriales (EEUU, Rusia, Canadá, Alemania, Italia), le confiere a los estados un poder que precisa de logística, que depende de la incorporación de esta matriz energética de nueva escala. Suceden también las grandes inmigraciones y la división de trabajo (ricardiana), nacen nuevas regiones (como Argentina) y otras que ya estaban insertadas en el mercado internacional como exportadores de productos tropicales (como Brasil, recordando que la inserción de Brasil antecede a la de Argentina en por lo menos 200 años), pasan a ser destinadas a suplir con materias primas al centro.

Sólo a partir de 1940/50 con la contribución de los conceptos “centro-periferia” de Prebisch y de la CEPAL, después en los años 1970 con la escuela de la dependencia (marxista y weberiana) y con los académicos del “sistema mundo”, es que se va a pensar con más detalle sobre las consecuencias de esa gran divergencia, de esa división del mundo, entre los que tienen y los que no.

————————————-

Bibliografia:

BAIROCH, Paul. International industrialization levels from 1750 to 1980″, in: Journal of European Economic History, Vol. 11, no’s 1 & 2, Fall 1982.

CLARK, Gregory. A Farewell to Alms: A Brief Economic History of the World. Princeton University Press. UK, 2007.

CRESPO, Eduardo. Aulas Economia Política II, Segundo Semestre 2016 PEPI/IE/UFRJ. Anotações próprias.

POLANYI, Karl. A grande transformação: as origens de nossa época. Rio de Janeiro: Elsevier, 2012.

Anuncios

Un comentario el “La gran divergencia

  1. Pingback: Reseña del documental: The True Cost | Pauta Global

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 25, 2017 por en Análisis, Historia y etiquetada con , , , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: